You are here

Agente CIA confirma caso Galindez fue operacion de la CIA, utilisado para desacreditar A Trujillo con el asesinato de su persona via propaganda izquierdista!

Lo siguiente fue escrito por Lyle H. Munson (1918-1973) quien era un empleado de la CIA y editor e autor de varios libros. Munson fue un oficial de inteligencia en el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. En 1949 formó parte de la Oficina de Coordinación de Políticas de la CIA. En la década de 1950 fundó Bookmailer, Inc., una empresa editorial en Nueva York.

Este agente de la CIA en 1964, expuso dos premisas muy importantes que han sido distorsionadas por décadas. 1. Que el secuestro de Galindez fue una operación de la CIA diseñada para culpar a Trujillo por ello y comenzar el asesinato de su personaje. Y 2. El asesinato del personaje de Trujillo fue parte de la iniciativa de la CIA para reemplazar a su gobierno y obtener apoyo luego de su muerte al desacreditar a Trujillo con propaganda, narrativas falsas e historias inventadas. Sin embargo, la primera de esas operaciones encubiertas y narraciones falsas que la CIA usará contra Trujillo sería el caso Galindez. El próximo sería el asesinato de las Hermanas Mirabal, que todos sabremos como un hecho una vez que los archivos finalmente sean desclasificados.

“Después del asesinato de Diem y su hermano, en el que los Estados Unidos sonrió, por decir lo menos, hay muchas razones para suponer que Castro revisó su posición. El paralelo con el asesinato de Trujillo es demasiado cercano, y la CIA dejó demasiadas pistas. Ciertamente, el príncipe Norodom Sihanouk de Camboya tuvo dudas sobre la CIA y su propio cuello.

Aquí se encuentran incondicionales izquierdistas como Waldo Frank, a quien Castro le pagó $ 25,000 por escribir Cuba, Prophetic Island; Robert Taber, el corresponsal de noticias de CBS que grabó entrevistas favorables con Castro en Sierra Maestre; Victor Rabinowitz, el abogado de las libertades civiles cuya hija Joni enfrenta cargos por perjurio en Georgia; Lyle Stuart, el iconoclástico editor de erótica; El Dr. Carlos Santos-Buch, a quien el gobierno de Castro le pagó 3.500 dólares para que publicara una página completa en el New York Times. Aquí es donde las ideas izquierdistas se hervían y se lavaban y perfumaban para los intelectuales liberales.

Cuando los periódicos ganadores del Premio Pulitzer comienzan a editorializar en este sentido, es evidente que hay algunas cosas que nosotros, como estadounidenses, debemos reconocer y analizar. Repito: no son cosas bonitas; de hecho, son feos y desagradables. Tal vez mi propio testimonio nos ayude a comenzar. Sucede que he tenido alguna experiencia personal en este negocio de asesinato político, al menos lo suficiente como para saber algo sobre las técnicas. Hace algunos años, cuando era oficial de la CIA de nuestro país, nos llegó una consulta sobre el terreno desde Washington. Preguntó si podríamos montar una campaña de asesinato de personaje contra el jefe de un gobierno amigo, de violencia suficiente para llevar a cabo su derrocamiento.

En el caso del último César del Caribe, Trujillo, la evidencia acumulada es persuasivo, de hecho, que nuestra CIA inspiró, conspiró, y para todos los propósitos prácticos arregló su asesinato, como una cuestión de poder oficial. La campaña de propaganda contra Trujillo desde Washington y en otros lugares fue demasiado gigantesca para haber escapado a cualquier lector de estas líneas. Una vez más, el patrón de asesinato de personaje seguido por el asesinato físico se destaca en relieve.

Luego, está el caso del profesor de la Universidad de Columbia, el Dr. Jesús de Galindez. Él desapareció de las calles de Nueva York una noche. Al instante, La prensa liberal izquierdista acusó al mencionado dictador Trujillo del crimen. Cientos de miles de palabras emitidas por fuentes oficiales y extraoficiales que buscan calificar a Trujillo con la escritura. Siguiendo una pista, comencé a echar un vistazo a todo el asunto de Galindez, con miras a publicar un libro sobre el caso. Varias semanas y varios cientos de dólares más tarde, abandoné el proyecto. En mis investigaciones, había llegado a la puerta de entrada de nuestra CIA.

Galíndez había sido un empleado secreto muy bien pagado de la CIA, pero al mismo tiempo, al parecer, era un agente doble y un instrumento de un servicio de inteligencia extranjero (no de Trujillo). Se habia informado que Galindez se habia visto en Alemania Oriental y otros países europeos en los últimos meses. Pero estos avistamientos no están confirmados. Parece más probable que uno de los gobiernos de su empleador le hiciera daño y que sintiera que el asesinato era la única solución para una relación repentinamente embarazosa.

Un abogado famoso y respetado en la ciudad de Nueva York llevó a cabo una investigación sobre la desaparición. Llegó a la conclusión de que no había ni una pizca de evidencia para apoyar la afirmación de Washington de que Trujillo había asesinado a Galindez. Pero el abogado generoso cooperó con la CIA en la retención de la vista pública de la participación de la CIA en el caso. Su recompensa fue un ataque increíblemente irresponsable sobre sus hallazgos y su integridad en la impresión pública.

Trujillo, independientemente de lo que haya sido, le negó al comunismo un punto de apoyo en su país. Y Galindez? Su misión públicamente reconocida fue financiar y organizar el derrocamiento del gobierno anticomunista del Generalísimo Franco de España. Encima un período de aproximadamente siete años, había recaudado varios millones de dólares para este fin, la mayor parte, según parece, de la CIA.

Sucede que el abogado nacionalmente conocido que condujo la investigación sobre la desaparición de Galindez era un liberal prominente. Este ciudadano cuidadosamente correcto reconoció públicamente que no había revelado todo lo que había aprendido sobre el Galindez asunto. Sin embargo, afirmó que estaría dispuesto a hacerlo si un Comité del Congreso lo llamara para testificar bajo juramento y, en su sabiduría, le pida que lo haga. El Congreso se negó. El silencio público fue ensordecedor”.

Fuente:

https://archive.org/stream/nsia-MunsonLyleH/nsia-MunsonLyleH/Munson%20Lyle%20H%2001_djvu.txt

Leave a Reply

Top
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial

Te gusta nuestro contenido? Favor comparte :)