You are here

República Dominicana- Un sancocho político disfuncional.

Dicen que cada pueblo tiene el gobierno que se merece, esta frase le cae como anillo al dedo a la República Dominicana. A pesar de ser un país con una de las sociedades más solidarias y felices de todo el mundo, sufren de lo más básico para una sociedad progresar y salir del abismo de la ignorancia; la educación.

La falta de educación es un factor relativo a la ignorancia colectiva del país en temas importantes como la geopolítica. Temas que por desconocer términos básicos como la diferencia entre ser Izquierdista, Comunista, Socialista, Nacionalista, Conservador o derechista, hacen que en asuntos políticos los dominicanos se vuelvan un sancocho. Por ejemplo; en los Estados Unidos hay dos partidos: Los Demócratas cuyo política es de izquierda y representan dicha ideología (fronteras abiertas, libertinage, LGBT, pro-aborto, programas de recursos gratis para indocumentados y incremento de impuestos para pagar esos recursos gratis, mientras que el otro partido, el partido Republicano es considerado un partido de derecha cuyo representa el libre comercio, reducción de impuestos para generar más trabajos y incentivar la economía, implementar medidas que controlan la migración de indocumentados y estar en contra del aborto entre otras medidas conservadoras. En los Estados Unidos la mayoría de americanos y votantes se identifican con uno o otro de los dos partidos basado en tener conocimiento de la diferencia entre ideología izquierdista (demócratas), o derecha (Repúblicanos). Es este Conocimiento que permite fortalecer la democracia representativa, separación de ideologías y de partidos estar definidos a su convicciones y ideología. En Estados Unidos usted jamás verá un Republicana digamos cómo Marco Rubio formar una alianza con un demócrata de extrema izquierda, considerado comunista por muchos, ejemplo: Bernie Sanders.

Esta realidad es muy contrario a la política en República Dominicana donde los partidos y los políticos se unen como un sancocho sin importar ideología. un ejemplo perfecto es la alianza entre el FNP partido considerado de ultra derecha de los vinchos, con el ex-presidente Leonel Fernández y la Fuerza Del Pueblo cuyo representa la política izquierdista. A esto le agregamos la reciente alianza entre partidos de izquierda que abogan por LGBT y documentación de indocumentados tal como dijo el candidato presidencial del PRM Luis Abinader en el 2016 quien indicó la necesidad de ofrecerle documentación a haitianos indocumentados.

Otro factor relevante es el conformismo y partidismo de los dominicanos. Un ejemplo es la manera que los perredeistas o perremeistas ciegamente apoyan a cualquier decisión tomada por sus dirigentes y ignoran sus propias convicciones o sentir. Como es el caso entre la reciente alianza formada por Leonel Fernández y Luis Abinader, en este caso podemos observar cómo los perremeistas aceptan ciegamente dicha alianza con una persona que previamente consideraban un corrupto y culpable de la mayoría de los males del país. Esto es una manifestación de una grosera ambición con ser partidista a un nivel donde se van en contra de su propio sentido común.

Falso Nacionalismo es una tendencia que podemos apreciar en la política dominicana. Podemos ver cómo supuestos partidos o personas “Nacionalistas” como es el caso del FNP partido de los vinchos o el PRSC partido cuyo fundador el Dr. Joaquin Balaguer representaban abogar por la soberanía y que se respete la constitución en temas migratorios. No obstante, de manera contradictoria ambos partidos se han unido a partidos de izquierda que representan ideológicamente lo contrario a estos partidos, ejemplo La Fuerza del Pueblo o el PRM. Un partido e político que esté supuesto a representar la defensa de la soberanía no puede alinearse a un partido que ideológicamente aboga por migración de indocumentados sin perder su credibilidad.

Es aquí donde una ves más podemos ver el sancocho político dominicano, donde las ideologías solo existen en teoría ya que casi todos los políticos venden su moral e supuesta ideología por ser electos a como de lugar. No obstante, a nadie debe sorprenderle, al final del día son políticos, son expertos en mentir y decir lo que los fanáticos partidistas quieren escuchar; es lo que les nace natural. Usted como votante es quien debe mirarse en el espejo y preguntarse porque se deja convencer de la misma retórica cada cuatro años y porque acepta votar por políticos con principios contrarios a preserver nuestra cultura e identidad que nos alumbraba orgullosamente como dominicanos.

Top
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial

Te gusta nuestro contenido? Favor comparte :)